Fotografía

Abundantes saltos de agua y cascadas, los infinitos colores que cubren los bosques en Otoño y en primavera, las contundentes montañas nevadas, una espectacular Flora y Fauna, el entorno del Parque Nacional de Ordesa brinda un sinfín de preciosos escenarios para los amantes de la Fotografía.

Aunque Ordesa nos brinda durante todo el año unos paisajes de postal, es posiblemente el otoño la época más espectacular a nivel fotográfico. Una infinita gama de ocres, amarillos, naranjas, rojos y gamas cromáticas tiñen los bosques del Parque Nacional y sus Valles colindantes. La vista que nos ofrece la ruta de los Miradores, el Cañón de Añisclo o el Valle de Bujaruelo, son alguno de los puntos donde esta orgía cromática se muestra con más grandiosidad, pero cualquier rincón del Valle colmará las expectativas del más exigente fotógrafo.

Los amantes de los animales podrán encontrar una amplia diversidad de especies autóctonas como los Sarrios de Ordesa, las marmotas de Otal, el quebrantahuesos en el Cebollar y en Revilla,tritones,la rana pirenaica…

Entre las flores, destacan el Edelweiss y los Lirios como los objetivos más codiciados dentro de una enorme y sorprendente variedad (sólo en el Parque Nacional de Ordesa, podemos encontrar más de dos tercios de las especies de flores que existen en el Pirineo). La época más espectacular, evidentemente, la Primavera.

Y, por supuesto, el agua, con sus vírgenes ríos e impresionantes saltos de agua: la Cola de Caballo, las Gradas de Soaso, las Cascadas del Estrecho o de la Cueva.